La droga de Dios

14 min leer
0
0
1,278
La droga de Dios

La droga de Dios, mejor conocida como la dimetiltriptamina (DMT), es una sustancia alucinógena capaz de realizar ciertas alucinaciones según la cultura o creencia de la persona, fuera de la mente común y ordinaria. Hallada en forma silvestre en la naturaleza, la dimetiltriptamina ha sido ingerida por muchas culturas y pueblos ancestrales a lo largo de la historia, una hierba que sacerdotes, magos, brujos, curanderos y profetas usaban con fines estimulantes, espirituales y de acercamiento a la divinidad.

La droga de Dios, un alucinógeno presente en la ciencia

En toda la historia, el alucinógeno de Dios se ha caracterizado por estar presente en diferentes religiones, cultos, adoraciones y rituales en torno a deidades y “maestros” ascendidos. Decenas de documentos, pergaminos, grabados y otras representaciones han plasmado su uso y su fin común; pero para la comunidad científica, la presencia del DMT en la historia de la humanidad es una gran incógnita “resuelta”, pues en la actualidad, físicos, matemáticos o antropólogos experimentan (siempre bajo medidas de control en laboratorio o dirigidos por verdaderos chamanes) con las llamadas plantas alucinógenas o enteógenos, término que prefieren los estudiosos para referirse a estos vegetales que contiene DMT.

La ciencia, a través de varios de sus estudiosos en diversos ramos (muchos relacionados con la historia, la física y las matemáticas), afirman que el consumo de DMT en la antigüedad, ya sea por la ingesta de su forma natural o accidental, pudo haber ocasionado el derivamiento de las primeras religiones de la edad antigua. Inclusive pudo haber formado a los primeros sacerdotes y “contactados”. Hay mucho debate sobre esta teoría, mucha polémica desde el siglo XX, pues están los que apoyaban el uso de plantas con DMT para acceder a mundos místicos y los que rechazan su utilización. Ante estas posturas, la ciencia explica:

  • El uso de alucinógenos no tiene nada de místico o sagrado. Sus efectos se pueden explicar plenamente mediante la fisiología y la bioquímica cerebral.
  • Las experiencias místicas obtenidas tras la ingesta de entéogenos es totalmente genuina. Constituye verdadermente el acceso a realidades que existen más allá del espacio-tiempo. (Universos paralelos).
  • Las vivencias espirituales emanadas de las substancias psicodélicas son sólo una pequeña aproximación al mundo místico. La verdadera estancia en otra dimensión se lograría a través de la disciplina física o espiritual.

El “Viaje”, un efecto inmediato tras el consumo de DMT

Los “psiconautas” (viajeros de la psique) eligirán un símbolo especial que los hará identificarse ante el mundo “espiritual”. Es una realidad que muchos de los que se someten a la ingesta de DMT describen sus vivencias similarmente a las de otras personas que se sometieron al mismo viaje. Describen las mismas situaciones, sensaciones y hasta los mismos seres con los que contactaron. Entendamos que el el viaje es el momento en que se ingerió el DMT.

El camino de una visión es descrito a continuación:

  1. Cruzar una barrera de inmensos colores de gran belleza en forma de figuras geométricas. El llamado “Crisantemo” o “Barrera Energética” sería la puerta de acceso a esa dimensión. Algunos psiconautas no se animan a cruzar dicha puerta, pues en el acto son “poseídos” por un pánico existencial y un miedo a la realidad desconocida.
  2. La siguiente estancia es conocida como el “Domo” o “Patio de los seres”, descrito como un lugar de relajación en donde se hace una breve espera. Es común que se observe a pequeños seres que sólo son la extensión de la conciencia. En este estado, todo contacto con la realidad acostumbrada se pierde.
  3. Después del Domo, hacen acto de presencia seres al pensar del psiconauta. Extraterrestres, ángeles, demonios, hadas, maestros ascendidos, seres de luz y personajes según la creencia y el conocimiento de cada individuo. Por ejemplo, un creyente religioso católico podrá afirmar ver al Ángel Gabriel o a la Vírgen María; un estudioso de la metafísica podrá decir ver a seres dimensionales y maestros ascendidos; estudiosos del fenómeno ovni podrán visualizar a extraterrestres, seres de luz e intraterrestres.

La droga de Dios, su manifestación

Durante la ingesta de la dimitiltriptamina, los seres que se manifiesten presentes podrán para el psiconauta en ocasiones, ser amigables; en otras también, podrán ser indiferentes y en otras más podrán ser agresivos. Este tipo de entidades pueden desarrollar un idioma o comunicación con el individuo “viajero” y según los científicos, quienes sufren esta experiencia, afirman que si un ser de la dimensión visitada deseara comunicarse de una manera entendible; es decir presencial (pueda cruzar su dimensión a la nuestra), podríamos todos argumentar hablar, ver y estar con el mismísimo Dios. (Entendiendo que se trataría de un ser dimensional que poseyera la capacidad de engañar y camuflar sus intenciones); es decir, no hay diferenciación ente el verbo, la materia y energía.

De acuerdo al portal granmisterio.com, las secuelas que puede dejar el uso de la DMT pueden ser catastróficos si la persona no se ha preparado adecuadamente. Paranoia, terror mientras sucede la experiencia, periodos de “desrealización” en el estado normal de vigila, sensación de estar en un sueño en estado de vigila, traumas psicológicos, ya que es un evento que es único, extremo y de carácter surreal que resulta imposible de imaginar si no se ha tenido la experiencia antes y puede resultar perturbador, al mismo tiempo que ansiedad, dificultades para dormir, dificultades para sentirse normal de nuevo, entre otras.

La evolución humana gracias al DMT

El etnobotánico Terence McKenna, en su libro “Manjar de los Dioses”(3), defiende que los compuestos del DMT en algunas plantas, hongos y alimentos, podrían ser la causante de la rápida evolución humana como especie.

Para McKenna, nuestros ancestros pudieron haber ingerido pequeñas dosis de DMT sin tener conocimiento previo de sus efectos; después, pudieron aumentar a un extásis o exitación sexual, lo que contribuyó a la multiplicación de individuos; y finalmente, el trance chamánico que se encargaría de contactar con las deidades que fungirian el propósito de guiar a la humanidad. (Ser como un portavoz).

Los efectos de dicha sustancia sin duda son muy notorios. El trance generado para varios estudiosos puede ser fatal, pues se puede habilitar una dimensión (dejar la puerta o ventana abierta) y permitir la entrada de seres ajenos a nuestro espacio-tiempo.

La droga de Dios, para terminar…

El uso de DMT debe ser supervisado por un experto o conocedor de dicho alucinógeno y siempre debe de ser llevado bajo medidas estrictas de seguridad por parte del chamán. Algunas personas han encontrado respuestas sobre la realidad, la esencia de la vida y la comprensión de la humanidad. Al ser una sustancia que orgánicamente es encontrada en el ambiente y al radicar también en nuestro cuerpo, directamente en la glándula pineal, hace que posiblemente podamos acercarnos al ser superior.

Más sobre la droga de Dios y sus alcances:

(1) The Psychedelic Experience, a manual based on the Tibetan Book of the dead.  Timothy Leary, Ralph Metzner y Richard Alpert, 1964. Libro dedicado a Aldous Huxley. 
(2) Akasico.com
(3) Manjar de los Dioses, Terance McKenna, Editorial Paidos, 1993
www.granmisterio.org

Comentarios
  • El Gigante de Tassili

    El gigante de Tassili

    El gigante de Tassili, es una serie de grandiosas representaciones rupestres ubicadas en l…
Artículos Relacionados
Cargar más de Manuel Luna
  • Agartha y el Rey del Mundo

    Agartha y el Rey del Mundo

    Agartha y el Rey del Mundo, tomando en cuenta este título, desde los años 40 del siglo XX,…
Cargar más en Mundo Místico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Leer Más

El 2018 ya llegó, mira los festejos

Más de 3 mil millones de personas han ya recibido el nuevo año. Desde Asia llegan las prim…